skip to Main Content
Menu

Trastornos mentales en México, un panorama complejo en el que falta mucho por hacer.

Por Arturo Conde Pérez.
Presidente del Colegio Nacional de Consejeros y Vicerrector de la UDC.

Hay una gran variedad de trastornos mentales, cada uno de ellos con manifestaciones distintas. En general, se caracterizan por una combinación de alteraciones del pensamiento, la percepción, las emociones, la conducta y las relaciones con los demás.

Entre ellos se incluyen la depresión, el trastorno afectivo bipolar, la esquizofrenia y otras psicosis, la demencia, las discapacidades intelectuales y los trastornos del desarrollo, como el autismo.

Sin embargo, los trastornos mentales que más afectan a los mexicanos son: la depresión, angustia, bipolaridad, trastornos obsesivos y la esquizofrenia, no obstante desde sus inicios, la Pandemia por Covid 19, trajo consigo un “tsunami” de enfermedades mentales derivadas del miedo, la desesperanza, pérdida masiva de empleos y en general una nueva visión de una “humanidad indefensa”.

En los últimos meses hemos visto que los índices de feminicidios, suicidios, violencia intrafamiliar y de situaciones cómo estrés, ansiedad, depresión, falta de sueño, entre muchas otras problemáticas de salud, se incrementaron alarmantemente.

La  respuesta que se tiene que dar a una problemática de esta naturaleza, implica  los esfuerzos de sociedad, especialistas y gobierno.

En lo que respecta a las organizaciones de la sociedad civil, nos corresponde sumarnos a todos los esfuerzos que se hagan para combatir esta delicada situación  y la profesionalización del personal que atiende a los pacientes en cientos de lugares destinados para este fin, es también una labor titánica que no puede esperar y es la que está encabezado por un lado la Universidad del Conde, preparando  profesionistas enfocados al tratamiento y prevención de problemáticas como las Adicciones y las conductas Antisociales por medio de su carrera de TSU en Consejería y Educador en Estrategias de Prevención de Conductas Antisociales, así como el Colegio Nacional de Consejeros, el cual ha diseñado un extenso programa de capacitación continua para profesionalizar al gremio que atiende Adicciones y conductas antisociales, para lo cual ha implementado  un esquema de certificaciones para consejeros, comunidades terapéuticas, clínicas y demás instancias que hacen frente tanto a trastornos mentales como a las diferentes causas y consecuencias de este problema, como es el caso de las Adicciones.

Es necesario recordar que las  Adicciones afectan el cerebro de forma fundamental, cambian las necesidades y los anhelos normales de la persona y los reemplazan por prioridades nuevas relacionadas con la búsqueda y el Consumo de drogas. Incluso en algunos casos, trastornos mentales como la ansiedad, la depresión o la esquizofrenia pueden estar presentes antes de la adicción. En otros, el consumo de drogas puede desencadenar o empeorar estos trastornos.

Vamos en el camino correcto, pero falta mucho por hacer. Por increíble que parezca, a la  salud mental, a pesar de ser fundamental para la salud integral, no se le ha dado la importancia debida y sigue siendo causa de estigmatización y discriminación en todo el mundo. No podemos bajar la guardia y como actores de la sociedad civil seguiremos impulsando acciones que busquen hacer frente a la delicada situación que como país vivimos en torno a los trastornos mentales.

Back To Top